2 ejemplos que muestran que Rusia y China “no son la alternativa”

iris-biometrics-shutterstock_149219582-617x416

Mucha gente sigue empeñada en creer que países como Rusia o China, representan algo así como una alternativa o una resistencia a lo que ha venido a ser llamado en las redes alternativas como “Nuevo Orden Mundial”.

Si por Nuevo Orden Mundial se interpreta un modelo de globalismo controlado enteramente por EEUU (globalismo unipolar), entonces sí, quizás China y Rusia sean una oposición a ello.

Pero la auténtica clave del Nuevo Orden Mundial, no está en los equilibrios de poder geopolítico, sino en el futuro control sobre los individuos, estén donde estén del planeta.

El Nuevo Orden Mundial representa la instauración de un neo-feudalismo basado en el control tecnológico sobre todos y cada uno de nosotros como individuos y en el que el poder recaerá en entidades privadas supra-nacionales (megacorporaciones) y sus esbirros estatales.

Las bases del Nuevo Orden Mundial son la eliminación del dinero en efectivo y su sustitución por dinero electrónico monitorizable para convertirnos en individuos constantemente controlados; la instauración de medidas de monitoreo y vigilancia a escala planetaria, apoyado en técnicas de control biométrico y finalmente la implantación de dispositivos de identificación y rastreo incorporados a nuestros cuerpos. Todo ello, paso previo al control de nuestras mentes y pensamientos y cuya consecuencia final, dentro de unas décadas, será la eliminación de nuestras identidades individuales diferenciadas, propias e intransferibles, que ahora nos hacen humanos.

Sin embargo, nadie está discutiendo sobre estos puntos cruciales para la instauración de este Nuevo Orden.

En estos momentos, las redes alternativas, donde deberían sentarse las bases para esta lucha por nuestro futuro como especie, están infestadas de agentes (voluntarios e involuntarios), que han conseguido desviar la atención de lo que realmente importa y que nos centremos en esa lucha entre clanes mafiosos, representada por el enfrentamiento entre los nacionalistas y los globalistas; es decir, un enfrentamiento entre los defensores de los viejos modelos de elitismo y represión del individuo, basados en la raza, la nación, la religión y la tradición y los impulsores de los nuevos modelos de elitismo y represión del individuo, basados en el mestizaje, la disolución de los estados-nación en pos de entidades supranacionales, la mezcla de religiones y el ateísmo.

Pero la pregunta que todos deberíamos hacernos es: ¿hay alguna diferencia real entre ellos, al menos en lo que respecta a nuestro futuro como individuos?

Como no nos cansaremos de repetir en este blog, el Nuevo Orden Mundial está en nuestro smartphone y no en esas luchas geopolíticas entre familias de psicópatas de las élites.

Smartphone camera street photography review

En nuestro futuro como individuos, poco importará si el mundo es multipolar o unipolar, o si los que nos gobiernan (oprimen y roban), son de izquierdas globalistas o de derechas nacional-tradicionalistas.

Seremos esclavos igualmente.

Fuente y leer completo el artículo (pues es muy largo) en El robot pescador (link)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s