La decepción de “El pequeño libro rojo del activista en la red”

Una de las más nuevas  publicaciones sobre herramientas de anonimato y privacidad para publicar/consultar contenidos en internet es El pequeño libro rojo del activista en la red (Marta Peirano, 20015).

Debo de decir que ya lo leí y me parece un libro muy menor en varios sentidos:

a) El tono no es didáctico, sino de mero y burdo sentido común y eso molesta demasiado: “Bola extra: ¡Android!, “Contraseñas buenas, malas y peores”; “El tamaño sí importa, pero dentro de un orden”. Justo por eso los usuarios de TICs tiene bajo nivel sociotécnico: por que quienes se atreven a hacer de guías, tratan a sus audiencias como infantes que sólo pueden entiender las cosas mediante tonos de sentido común.

b) Muchas “estrategias” que propone el libro no son más que meros y vulgares consejos superficiales: “5. No compartas tus contraseñas”, “Aprende a memorizar contraseñas seguras”.

c) Increiblemente, las redes alternativas como FREENET, Internet Invisible y/o Opennic ni siquiera son tomadas en cuenta en el libro: casi todo se basa en TOR y en los dominios .onion. Ni hablar…

EDITORIAL 1 Mucho del contenido del libro de Peirano a mi me parece más que una mera traducción con lenguaje cotidiano y despojado del análisis estratégico que hay en el  excelente documento: Recommendations for the hacktivist community (Humble Observer, 2014) (el cual proximamente publicaré completo, pues en sitios como LeakSource está solamente la introducción)

EDITORIAL 2 No entiendo como Edward Snowden pudo prologar un libro que, si bien no es malo, no aporta nada al contexto histórico del hacktivismo y los tactical media en la era del despotismo tecnificado. Quedando todo en un aporte cuyo valor está más encaminado en ilustrar al target de los chipalienados que no saben nada del tema.

 

Doctor Jorge Alberto Lizama Mendoza, 2 de marzo de 2017

(Fecha original de publicación, 18 de mayo de 2015)

Anuncios

Un pensamiento en “La decepción de “El pequeño libro rojo del activista en la red”

  1. Pingback: ¿Por qué me vigilan, si no soy nadie? – Marta Peirano | Comunicación Cybermedios

Los comentarios están cerrados.