Oda a nuestro Mesías, Julian Assange (Chipalienados Wikileaks)

¡Oh Assange!, tú que viniste a este mundo para redimirnos de nuestros pecados e iluminar nuestra miserable existencia con la luz de tus revelaciones; tú admirado por Forbes, ensalzado por el New Yorker y premiado por el Economist; tú que has entregado tu vida para salvarnos de la maldad de los hombres; a ti Julian, nuestro Mesías y Salvador, dedicamos estas oraciones y alabanzas.

Como un nuevo Prometeo, gracias a tu valor y a tu audacia, y con la única ayuda de tu celestial PC, fuiste capaz de arrebatar, al Imperio más poderoso que el mundo haya conocido jamás, el fuego con el que hoy nos iluminas.

Tu victoria frente a las fuerzas del mal, en cuyas filas militan millones de esbirros dispuestos a proteger con uñas y dientes este fuego sagrado, demuestra a las claras tu naturaleza divina y sobrenatural.

¡Oh, Julian!, perdona a éstos tus humildes siervos de la izquierda si alguna vez pusimos en duda la veracidad de alguno de los sagrados dogmas revelados por ti o por alguno de tus colaboradores, entre ellos: disidentes chinos, independentistas tibetanos o periodistas sin fronteras, históricamente vinculados a la CIA, pero que, gracias a tu divina influencia, ahora son también nuestros mayores aliados; igual que los grandes medios de comunicación de masas, quienes, durante décadas y desde sus inicios, desempeñaron el papel de portavoces de la doctrina del mal, pero que ahora, conquistados por la pureza de tu espíritu, han decidido renunciar a las seducciones del maligno y seguir el camino revelado por ti.

Así Forbes, The Economist, El País, The Guardian o The New York Times, quienes en otro tiempo, no muy lejano, impulsaron y promovieron terribles persecuciones contra nosotros, hoy cantan y celebran, a nuestro lado, la gloria y grandeza de tu ciberlucha.

Algún día, los herejes que hoy osan cuestionar tus nobles intenciones, vinculándote a oscuros planes del Imperio, destinados a restringir la libertad de expresión en internet, usándote a ti como su gran coartada; de actuar de encubridor de los auténticos autores del 11-S; de minimizar la tragedia de las guerras imperialistas, al dar un número de bajas civiles menor que el real; o de ser el culpable de reforzar negativas matrices de opinión sobre Cuba, Venezuela, Irán o China, con las que seguir alentando agresiones contra estos pueblos. Algún día, ¡oh Assange!, estos herejes pagarán por atreverse a cuestionar la veracidad de tus sagrados dogmas, mientras tanto, tus fieles les recompensaremos con el más absoluto de los desprecios y el más cruel de los estigmas: ¡NEGACIONISTAS!

¡Oh Julian!, bendito tú entre todos los hombres y loado seas por siempre jamás. Que tu persona sea ensalzada y tus glorias eternamente celebradas.

Fuente: Carta de un lector del blog ANTIMPERIALISTA (link)

NOTA: El blog Antimperialista borró toda su información de internet por al año 2012. Ya ha vuelto a internet pero manejando contenidos mucho más espaciados en tiempo. Esta carta de lector, fue de su primera época.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s