Mi opinión: El nuevo Manifiesto del Tecnorrealismo, internet ya no es lo que era…

En el año de 1998 se inició en la Internet un movimiento conocido bajo el nombre de Tecnorrealismo, en el cual sus autores manifestaban sus dudas acerca de la visión ciberoptimista que en aquel entonces inundaba a muchos ideólogos y actores sociales de las tecnologías digitales.

Cabe destacar que en esos días era el boom de las empresas punto.com; de la puesta en marcha de políticas de modernización gubernamental por parte de varias naciones y de la lucha entre los sistemas operativos de Microsoft y Apple; dicho ambiente hacia pensar que cualquiera, de la noche a la mañana, podía hacerse rico con una buena idea o cuando menos convertirse en un “intelectual de la tercera cultura” : sólo bastaba defender firmemente que una cuenta de correo electrónico, una conexión a Internet y las grandes empresas digitales cambiarían la vida de las personas para mejor.

Por su parte, a nivel de usos no institucionalizados de la tecnología digital (esto es, no planeados y/o planificados por gobiernos y empresas) era el tiempo de la puesta en marcha de las innovadoras distribuciones Live-CD en la comunidad del software libre; del surgimiento del movimiento hacktivista y su desarrollo de “radical software” para evitar la censura de información en internet ;  y del culto a la ciberdelia  por parte de revistas new age como Wired y Mondo 2000.

En aquella época parecía que todo proyecto, toda meta, era posible gracias a la Internet y la informática; sin embargo, el asunto no resultó ser más que un momento específico y quizás privilegiado en el desarrollo de las tecnologías digitales, como bien alertaron en su momento los ocho puntos del manifiesto tecnorrealista:

1- Las tecnologías no son neutrales.

2- Internet es revolucionaria, pero no utópica.

3- El gobierno tiene un importante papel que jugar en la frontera electrónica.

4- La información no es conocimiento.

5- Conectar las escuelas no es la salvación.

6- La información quiere ser protegida.

7- Las ondas son propiedad social: la sociedad debe beneficiarse de su uso.

8- La comprensión de la tecnología debe ser un elemento esencial de la ciudadanía global.”

Más allá del obvio cuestionamiento al carácter ciberoptimista de aquellos días, lo que en términos epistemológicos querían subrayar los ocho puntos del Tecnorrealismo era no olvidar que la ecuación tecnología digital y sociedad debía ser vista y analizada como un proceso dialéctico, cambiante, inscrito en un tiempo-espacio histórico y donde debían evitarse ante todo las ópticas del presente perpetuo y el pensamiento falaz.

Sin embargo, ni siquiera la característica crudeza de aquel discurso del Tecnorrealismo se imaginó lo que vendría en las próximas décadas.

———————————–

A casi 20 años del Manifesto del Tecnorrealismo, podemos ensayar un nuevo discurso, ahora de Tecnodecepción 2.0

———————————–

ORIGINAL: 1- Las tecnologías no son neutrales.

2017: No todas la tecnologías eran neutrales; pero ahora casi todas son ubicuas, afectivas y panópticas.

ORIGINAL: 2- Internet es revolucionaria, pero no utópica.

2017: Internet fue revolucionaria, las redes sociales impulsadas hoy en día por los oligopolios sionistas son disciplinarias.

ORIGINAL: 3- El gobierno tiene un importante papel que jugar en la frontera electrónica.

2017: El gobierno regaló internet a los oligopolios tecnológicos, desde su arquitectura de redes hasta la totalidad de sus contenidos. Nunca supo valorar lo que tenía en las manos.

ORIGINAL: 4- La información no es conocimiento.

2017: SI antes la información no era conocimiento, ahora la información es básicamente una mezcla comercial de agnotología, preverdad y propaganda 3.0.

ORIGINAL: 5- Conectar las escuelas no es la salvación.

2017: Conectar a las escuelas no era la salvación para un sistema neoliberal que busca crear sujetos líquidos; por eso se prefirió conectar la privacidad, los gustos y las tendencias de información de los usuarios al capitalismo de datos.

ORIGINAL: 6- La información quiere ser protegida.

2017: La información de los oligopolios es la única que vale la pena ser protegida con agresivos derechos de autor y patentes; la de los usuarios puede ser violada, manipulada y/o monitorizada todo el tiempo.

ORIGINAL: 7- Las ondas son propiedad social: la sociedad debe beneficiarse de su uso.

2017: Las ondas de propiedad social fueron secuestradas y prostituidas por el sistema, ahora sólo sirven para alimentar anytime / anywhere la base de datos del “Gran hermano”.

ORIGINAL: 8- La comprensión de la tecnología debe ser un elemento esencial de la ciudadanía global.”

2017: La comprensión real (politización) de la tecnología ha sido borrada del mapa y en su lugar se ha impuesto la “compensación tecnólógica” a los Borrego-Matrix, la cual se articula por “la cultura selfie”, el vanity capital y la necesidad de formar parte del sinóptico (muchos viendo a uno)

Doctor Jorge Alberto Lizama Mendoza, 9 de septiembre de 2017

Fecha original de publicación: 19 de marzo de 2017