Facebook trata a sus chipalienados como ratas de laboratorio (y aún así lo siguen usando)

Fuente: Conjugando adjetivos (link)

Vamos a ver si tenemos esto claro: Facebook es una empresa que cotiza en bolsa hace poco más de dos años. No paga dividendos por lo que su principal atractivo para sus accionistas es que sabe cómo administrarse y hacer crecer su negocio. Su oferta pública inicial de lanzamiento fue uno de los mayores fiascos en las finanzas modernas. Su principal activo en  su flujo de ingresos se basa en la lealtad y el crecimiento de su base de usuarios a quienes se les decidió llevar a cabo experimentos psicológicos secretos – y luego publicar los resultados. Pero espera…hay algo peor.

Este estudio secreto en ratas de laboratorio humanas de Facebook que se describe como “masivo”,  689.003 de sus usuarios, fue publicado el mes pasado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. bajo el título de: “La evidencia experimental del Contagio Emocional a Escala Masiva  a través de las Redes Sociales”. El estudio dijo que el hallazgo significativo fue que” los estados emocionales pueden ser transferidos a otros a través de contagio emocional, lo que lleva a la gente a experimentar las mismas emociones y sin su conocimiento. Proveemos evidencia experimental de que el contagio emocional se produce sin la interacción directa entre las personas (exposición a un amigo que expresa una emoción es suficiente), y en la ausencia total de las señales no verbales “.

De acuerdo con Facebook, esto es lo que hicieron para manipular el comportamiento de sus ratas de laboratorio humanas, no pagadas e involuntarias:

“En un experimento con personas que usan Facebook, probamos si el contagio emocional se produce fuera de la interacción en persona entre los individuos mediante la reducción de la cantidad de contenido emocional en el News Feed. Cuando se redujeron las expresiones positivas, las personas producen un menor número de mensajes positivos y mensajes más negativos; cuando se redujeron las expresiones negativas, se produjo el patrón opuesto. Estos resultados indican que las emociones expresadas por los demás en Facebook influyen en nuestras propias emociones, que constituyen evidencia experimental de contagio a escala masiva a través de redes sociales. Este trabajo también sugiere que, “en contraste con los supuestos prevalecientes, la interacción en persona y las señales no verbales no son estrictamente necesarios para el contagio emocional, y que la observación de las experiencias positivas de los demás constituye una experiencia positiva para la gente”.

 

¿Qué pasa si algunos de estos usuarios estaban bajo atención psiquiátrica para la depresión? ¿Y si sólo habían perdido su trabajo, o su matrimonio, o su casa, o estaba experimentando la muerte de un ser querido? ¿Cómo de escandalosamente irresponsable es intentar secretamente manipular el estado de ánimo de una persona ya deprimida a un estado más negativo? Pero espera, hay algo peor aún.

En 1994, la CIA desclasificó un documento secreto que esbozaba otros intentos de manipular la conducta de una persona sin su conocimiento. El documento, ” El potencial operativo de la percepción subliminal “de Richard Gafford señala lo siguiente:
“Normalmente, el objetivo es producir un comportamiento del que el individuo no es consciente. El uso de la percepción subliminal, por otro lado, es un dispositivo para mantenerlo “conectado” a la fuente de su estimulación. El deseo aquí no es para mantenerlo al tanto de lo que está haciendo, sino más bien para mantenerlo al tanto de por qué lo está haciendo, al enmascarar la señal externa o el mensaje subliminal y así estimular un motivo no reconocido “.

También nos informó la CIA que “el potencial operativo de otras técnicas para estimular a una persona a tomar una acción controlada específica sin que se dé cuenta del estímulo, o la fuente de estimulación, en el pasado llamó la atención de los oficiales de inteligencia imaginativa “. Y, la CIA ofrece algunos consejos útiles que Facebook puede considerar en su próximo estudio en ratas de laboratorio humano:

“Con el fin de desarrollar el proceso de la percepción subliminal para su utilización como una técnica operativa fiable, sería necesario: a) definir la composición de una señal o mensaje subliminal que desencadenará un motivo preexistente apropiado, b) determinar los límites de intensidad entre que este estímulo es eficaz, pero no se percibe conscientemente, c)determinar qué motivos preexistentes producirá la acción anormal deseada y las condiciones en que es operativa, y d) superar las defensas que despierta la conciencia de la propia acción “.

Pero espera, espera; que ahora viene lo peor:

El jurado aún está deliberando sobre si este estudio tenía una conexión militar. El comunicado de prensa original expedido por la Universidad de Cornell , que estuvo involucrado en el estudio de investigación, indicó que la Oficina de Investigación del Ejército de los EE.UU. fue uno de los patrocinadores del estudio. Después de que hubiera el alboroto público sobre el propio estudio, esta corrección apareció al final de la nota de prensa:

“Corrección: Una versión anterior de esta historia informó que el estudio fue financiado en parte por la Fundación James S. McDonnell y la Oficina de Investigación del Ejército. De hecho, el estudio no recibió financiación externa “.

Si bien las preguntas siguen girando en torno a este dudoso estudio, una cosa no cabe duda: Facebook tiene un talento único para suicidarse como marca.

 

Anuncios