En 2015, México se posicionó como el PAÍS MÁS IGNORANTE DEL MUNDO, según estudio

2015-12-07_130615

México, 4 de diciembre 2015 (NOTIGODÍNEZ).- Un estudio internacional reveló que México ocupa el primer lugar entre los países con mayores índices de ignorancia y desinformación.

De acuerdo con el portal Cultura Colectiva, el estudio “Las percepciones no son la realidad: cosas en las que el mundo se equivoca” del Instituto Ipsos Mori, consistió en aplicar una serie de encuestas a habitantes de 33 países con el fin de medir sus niveles de información en varios temas generales.

Las preguntas del estudio se diseñaron de modo que los consultados exhibieran conocimiento genuino sobre los temas, o en su defecto, la repetición de ideas preconcebidas, conceptos implantados exteriormente y paradigmas programados en el imaginario colectivo desde los medios de comunicación. Un ejemplo de esto es la percepción de que una de cada cuatro personas con las que convive la ciudadanía es un inmigrante, cuando la realidad es que ni siquiera uno de cada diez habitantes lo es, según Cultura Colectiva.

Entre los temas planteados en las encuestas, se encuentran la inmigración, obesidad, religión y pobreza con base en indicadores demográficos que se pueden consultar en Internet y en las instituciones públicas.

El citado medio señala que en los resultados de este año, México apareció en el PRIMER LUGAR de la lista de los 10 países más desinformados e ignorantes sobre la realidad política mundial, seguido de la India, Brasil, Perú, Nueva Zelanda, Colombia, Bélgica, Sudáfrica, Argentina e Italia.

La gravedad en los resultados revelados en el estudio no radica solamente en la falta de información de los mexicanos, sino en su tendencia a creer ciegamente todo lo que difunden los medios masivos de comunicación, particularmente la televisión.

Frente a ello, se alerta a la población a ejercer su mente crítica y no creer a pie juntillas todo lo que se difunde en los grandes medios, ya que empresas como Televisa y sus filiales en radio y medios impresos, buscan precisamente influir en las vidas de sus audiencias principalmente con fines consumistas, aunque también para implantar ideologías que obedecen a sus intereses. Por ende, la primera recomendación es apagar la televisión para evitar sobreexponerse a la invasiva programación mental bombardeada las 24 horas por estas empresas.

En todo momento, la ciudadanía debe ser el juez en sus propias acciones y pensamientos, decidiendo por sí misma, analizando la información que recibe y documentándose en diversas fuentes para formarse su propia opinión.

Fuente: Notigodinez (link)