La verdad que nadie quiere oir sobre los medios alternativos de internet (I)

Piensen en lo siguiente…

Internet es un amplio espacio de acceso y expresión libre, donde cualquier persona del planeta, alejada de las corrientes mayoritarias del sistema, puede expresar sus pensamientos, sus puntos de vista e incluso sus investigaciones sobre la naturaleza del poder.

Eso significa que potencialmente, en Internet debería haber gran cantidad de teorías muy diferentes sobre la naturaleza de las élites que nos controlan; y esta gran cantidad de teorías, deberían ser diferentes entre sí por dos factores principales: PRIMERO, porque habrían sido concebidas por las mentes de gran cantidad de individuos díscolos e independientes, que habrían aprovechado la libertad de expresión y publicación de Internet, para exponer sus puntos de vista diferenciados; y SEGUNDO, porque estos individuos procederían de todos los rincones del planeta y por lo tanto, aportarían, no solo sus puntos de vista individuales, sino un reflejo de sus diferentes circunstancias socio-culturales.

Sin embargo, no es así.

Observen las teorías principales sobre la naturaleza de las élites y sus objetivos: apenas hay unas pocas corrientes, casi todas entrelazadas las unas con las otras, que canalizan a las masas de personas “alternativas” de todo el planeta.

Todas estas corrientes “alternativas” convergen en sus argumentos, aunque sea con pequeñas alteraciones o versiones diferentes. Todas nos hablan de lo mismo: Bilderbergs, Iluminatis, Sionistas, Mafia Kházara y en sus vertientes más fantasiosas, de reptilianos, razas extraterrestres de diferente pelaje y aspectos fantasioso-arqueológicos, relativos a nuestro pasado como especie creada por supuestas civilizaciones extraterrestres ancestrales.

 

¿Y de dónde surgen los principales portavoces y generadores de ideas y contenidos que alimentan todas estas corrientes alternativas?

Por pura estadística, deberían proceder de muy diferentes lugares del planeta…deberíamos ver a indios, chinos, japoneses, indonesios, árabes, persas, rusos, alemanes, hispanos o franceses, creando gran cantidad de teorías diversas…

Pero no es así: casi todas las fuentes de argumentos, tienen su origen en EEUU o el mundo anglosajón.

Ahí tenemos a los líderes del discurso del mundo alternativo, como David Icke, Alex Jones, Benjamin Fulford o el cutriferio salchichero de Sorcha Faal y sus gilipolleces para mentes low-cost, por poner unos pocos ejemplos actuales. Incluso los creadores de las teorías sobre los Anunaki y todos sus gili-derivados sobre Planetas X, Nibirus y otras estupideces, surgen del mundo anglosajón: Zacharia Sitchin es un buen ejemplo de ello.

Y evidentemente, no nos olvidaremos de toda la teoría ufológica y sus múltiples variantes y desarrollos, cuyo núcleo central también procede de EEUU tras la segunda guerra mundial, cuando literalmente se inventó el concepto “platillo volante” y se dio el pistoletazo de salida para una operación psicológica a gran escala que ya lleva décadas desarrollándose.

ufo-attack-in-tulum-21-12-2012-man-arms-up-at-coco-tulum-roixes2012

Y todos ello, rodeado de una pléyade de personajes secundarios y medios alternativos, de carácter ultra-conservador y/o ultra-cristiano, también de raíz anglo-norteamericana, que ejercen de principales altavoces amplificadores o replicantes primarios de todas estas fuentes de contenido “alternativo”.

¿Por qué razón los millones de fieles seguidores y creyentes en todas estas teorías, no se han preguntado jamás porque las corrientes alternativas mayoritarias, surgen del mismo mundo anglosajón que ha concebido, desarrollado e impuesto el modelo de Internet al resto del mundo?

Y es que más allá de este nucleo duro de raíz anglosajona, en el resto del mundo, solo tenemos a replicantes, unos pagados y otros de forma involuntaria, que simplemente se dedican a repetir en diferentes idiomas, las noticias que proceden de estas fuentes principales, a veces realizando pequeñas aportaciones propias, que a la hora de la verdad resultan irrelevantes.

¿No lo creen?

Paren un momento, bájense del carro y observen los medios alternativos españoles y sus principales gurús (que por cierto, se reúnen anualmente, todos juntitos, en los mismos congresos).

Mírenlos bien: unos les venden una Kawasaki, otros les venden una Honda y otros una Harley Davidson…parece que venden cosas diferentes, pero no se engañen: en realidad todos venden motos.

Podrían venderles miles de cosas diferentes: desde un caballo hasta un ladrillo…pero no, al final todos venden el mismo tipo de producto.

Todo este “mundillo alternativo” es como un río: contiene muchas corrientes internas, incluso vórtices y remolinos traicioneros; pero a la hora de la verdad, todas las aguas configuran un mismo gran flujo, que va en una misma dirección de forma perfectamente canalizada y previsible, arrastrando a millones de personas.

Lo más preocupante del asunto, es que esos millones de personas son conducidas mediante mecanismos de manipulación psicológica tan simples como tremendamente efectivos…

FUENTE: Fuente y artículo completo en El robot pescador (link)

Anuncios