TITANPOINTE: El hub de espionaje de la NSA en Nueva York, escondido a plena vista

000008-feature-hero

No es raro mantener al público en la oscuridad acerca de un sitio que contiene equipos de telecomunicaciones vitales. Pero el #33 de Thomas Street es diferente: una investigación de The Intercept indica que el rascacielos es más que un mero centro neurálgico para las llamadas telefónicas de larga distancia. También parece ser uno de los sitios de vigilancia más importantes de la Agencia de Seguridad Nacional en suelo estadounidense, un centro de monitoreo encubierto que se utiliza para la escucha de las llamadas telefónicas, los faxes y los datos de Internet.

Lo llamaban Proyecto X. Fue una tarea inusualmente audaz y altamente sensible: construir un rascacielos masivo, capaz de soportar una explosión atómica, en medio de la ciudad de Nueva York. No tendría ventanas, 29 pisos con tres niveles de sótano, y con suficiente comida para que 1,500 personas aguantaran durante dos semanas en caso de una catástrofe.

Pero el propósito principal del edificio no sería proteger a los humanos de la radiación tóxica en medio de una guerra nuclear. Más bien, el rascacielos fortificado salvaguardaría computadoras, cables y cuadros de distribución de gran alcance. Podría albergar uno de los centros de telecomunicaciones más importantes de Estados Unidos, el centro más grande del mundo para procesar llamadas telefónicas de larga distancia, operado por la New York Telephone Company, una subsidiaria de AT&T.

El edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura John Carl Warnecke & Associates, cuya gran visión era crear un centro de comunicación nerviosa como una “fortaleza del siglo 20, con lanzas y flechas reemplazados por protones y neutrones que asediaban tranquilos a un ejército de máquinas dentro.

“Proyecto X”, un cortometraje de Henrik Moltke y Laura Poitras. Este artículo es el producto de un proyecto de informe conjunto entre The Intercept y Field of Vision.

La construcción comenzó en 1969, y en 1974, el rascacielos fue terminado. Hoy en día, se puede encontrar en el corazón del bajo Manhattan en 33 Thomas Street, una gran torre gris de hormigón y granito que se eleva 550 pies en el horizonte de Nueva York. La brutal estructura, todavía utilizada por AT&T y, según el Departamento de Finanzas de Nueva York, propiedad de la compañía, no se parece a ninguna otra en los alrededores. A diferencia de los edificios residenciales y oficinas que colindan, es imposible tener una visión de loq eu sucede dentro de 33 Thomas Street. Fiel a los planes originales de los diseñadores, no hay ventanas y el edificio no está iluminado. Por la noche se convierte en una sombra gigante, mezclándose en la oscuridad, sus grandes respiraderos cuadrados emiten un zumbido claro y aburrido que con frecuencia se ahoga por el sonido del tráfico que pasa.

Para muchos neoyorquinos, el edificio ubicado en el 33 de Thomas Street – conocido como el “Long Lines Building” – ha sido una fuente de misterio durante años. Ha sido etiquetado como uno de los rascacielos más raros y más iconicos de la ciudad, pero poca información se ha publicado sobre su propósito.

No es raro mantener al público en la oscuridad acerca de un sitio que contiene equipos de telecomunicaciones vitales. Pero el #33 de Thomas Street es diferente: una investigación de The Intercept indica que el rascacielos es más que un mero centro neurálgico para las llamadas telefónicas de larga distancia. También parece ser uno de los sitios de vigilancia más importantes de la Agencia de Seguridad Nacional en suelo estadounidense, un centro de monitoreo encubierto que se utiliza para la escucha de las llamadas telefónicas, los faxes y los datos de Internet.

Los documentos obtenidos por The Intercept del leaker de la NSA Edward Snowden no mencionan explícitamente el #33 de Thomas Street como una instalación de vigilancia. Sin embargo, junto con los planes arquitectónicos, los registros públicos y las entrevistas con antiguos empleados de AT&T realizadas para este artículo, proporcionan pruebas convincentes de que el #33 de Thomas Street ha servido como un sitio de vigilancia de la NSA, con nombre en codigo: TITANPOINTE.

Dentro del #33 de Thomas Street hay un importante “Gateway Switch” internacional, según un antiguo ingeniero de AT&T, que rutea las llamadas telefónicas entre Estados Unidos y países de todo el mundo. Una serie de memorandos secretos de alto secreto sugieren que la agencia ha escuchado estas llamadas desde una instalación segura dentro del edificio de AT&T. El rascacielos de Manhattan parece ser un lugar central usado para un polémico programa de vigilancia de la NSA que ha dirigido las comunicaciones de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y por lo menos 38 países, incluyendo aliados cercanos como Alemania, Japón , Y Francia.

Desde hace mucho tiempo se sabe que AT&T ha cooperado con la NSA en la vigilancia, pero pocos detalles han surgido sobre el papel de las instalaciones específicas en la realización de los programas de alto secreto. Los documentos de Snowden proporcionan nueva información sobre cómo el equipo NSA ha sido integrado como parte de la red de AT&T en la ciudad de Nueva York, revelando con un detalle sin precedentes los métodos y la tecnología que utiliza la agencia para aspirar las comunicaciones de los sistemas de la compañía.

“Esto es aún más una prueba de que nuestros proveedores de servicios de comunicaciones se han convertido, voluntaria o involuntariamente, en un brazo del estado de vigilancia”, dijo Elizabeth Goitein, codirector del programa de libertad y seguridad nacional en el Brennan Center for Justice. “La NSA está presumiblemente operando bajo las autoridades que le permiten dirigirse a los extranjeros, pero el hecho de que está tan profundamente arraigado en nuestra infraestructura de comunicaciones nacionales debería hacer pensar a las personas que los efectos de este tipo de vigilancia no se limita a los no estadounidenses.

La NSA se negó a comentar esta historia.

stills-seq-20

El nombre de código TITANPOINTE aparece docenas de veces en los documentos de la NSA, a menudo en informes clasificados sobre las operaciones de vigilancia. La agencia utiliza nombres en código para ocultar la información que considera especialmente sensible – por ejemplo, los nombres de las empresas con las que coopera o lugares específicos donde se realiza el espionaje electrónico. Tales detalles se consideran generalmente “información excepcionalmente controlada”, una categoría más allá de lo más secreto y por lo tanto fuera del alcance de la mayoría de los documentos que Snowden pudo obtener.

Sin embargo, las guías de viajes secretas de la NSA, fechadas en abril de 2011 y febrero de 2013, revelan información sobre TITANPOINTE que ayuda a establecer su conexión con el #33 de Thomas Street. La guía de 2011, escrita para ayudar a los empleados de la NSA a visitar varias instalaciones, revela que TITANPOINTE está en la ciudad de Nueva York. La guía de 2013 indica que un “socio” llamado LITHIUM, que es el nombre de código de NSA para AT&T, supervisa las visitas al sitio.

El edificio #33 de Thomas Street está ubicado casi al lado de la oficina de campo del FBI en Nueva York – a una cuadra de distancia – en Federal Plaza. La guía de viaje de 2011 de la NSA instruye a los empleados que viajan a TITANPOINTE a dirigirse a la oficina de campo del FBI en Nueva York. Añade que los viajes al sitio deben ser coordinados con AT&T (conocido como “LITHIUM”) y el FBI, incluyendo un oficial de vigilancia del sitio del FBI.

3a7489f000000578-3943976-image-a-22_1479342635954

Cuando se viaja a TITANPOINTE, a los empleados de la NSA se les dice que contraten un “vehículo de cobertura” a través del FBI, especialmente si están transportando equipo al sitio. Con el fin de mantener su verdadera identidad en secreto durante su visita, los empleados de la agencia reciben instrucciones de no llevar ropa con insignias de la NSA.

Un artículo del New York Times de 1994 informó que el #33 de Thomas Street era parte de la gigante Red Mundial de Inteligencia de AT&T, que es responsable de dirigir un promedio de 175 millones de llamadas telefónicas al día. Thomas Saunders, ex ingeniero de AT&T, dijo a The Intercept que dentro del edificio había por lo menos tres “interruptores 4ESS” usados para dirigir llamadas a través de redes de teléfono. “De los dos primeros, uno manejó el tráfico nacional de larga distancia y el otro era un gateway internacional”, dijo Saunders, que se retiró de su papel en la compañía en 2004. Los documentos de la NSA describen que TITANPOINTE contiene “conmutador de pasarela extranjeros” e indican que tiene un “acceso RIMROCK”. RIMROCK es un nombre en código de la NSA para los conmutadores 4ESS.

Los documentos de la NSA también revelan que una de las funciones de TITANPOINTE es realizar vigilancia como parte de un programa llamado SKIDROWE, que se centra en la interceptación de comunicaciones por satélite. Ese es un detalle particularmente llamativo, porque en la azotea del #33 de Thomas Street hay una serie de antenas parabólicas. Los registros de la Comisión Federal de Comunicaciones confirman que el #33 de Thomas Street es el único lugar en la ciudad de Nueva York donde AT&T tiene una licencia FCC para estaciones terrenas de satélite.

026v9767-high-res-edit

El hombre detrás del diseño del #33 en Thomas Street, John Carl Warnecke, fue uno de los arquitectos más prominentes en los EE.UU. entre los años 1960 y 1980.

Los proyectos de alto perfil de Warnecke incluyeron la producción de diseños para la Academia Naval de los Estados Unidos en Maryland, el Edificio de la Oficina del Senado Hart en Washington, D.C. y el Capitolio del Estado de Hawai. En 1962, la administración del Presidente John F. Kennedy encargó a Warnecke que preservara y reestructurara edificios en Lafayette Square, frente a la Casa Blanca. Y después del asesinato de Kennedy, se le pidió a Warnecke que diseñara la llama eterna del presidente y la tumba en el cementerio nacional de Arlington. También ayudó a construir un nuevo complejo de embajadas en Washington para la Unión Soviética, en el que los soviéticos afirmaron que encontraron equipo de espionaje incrustado en las paredes.

Algunos de los dibujos arquitectónicos originales de Warnecke para el #33 de Thomas Street están etiquetados como “Proyecto X”. También se le denominó el Edificio Broadway. Sus planes describen la estructura como “un rascacielos para ser habitado por máquinas” y dicen que fue “diseñado para albergar equipos telefónicos de larga distancia y para protegerlo y a su personal operativo en caso de ataque atómico”. (En ese momento el edificio fue encargado y construido, en medio de la Guerra Fría, hubo temores genuinos en los Estados Unidos acerca de la perspectiva de un asalto nuclear soviético.)

026v0261-edit

No está claro cuántas personas trabajan hoy en el #33 de Thomas Street, pero los planes originales de Warnecke indicaban que proveería comida, agua y recreación para 1,500 personas. También almacenaría 250,000 galones de combustible para los generadores de energía, lo que le permitiría convertirse en una “ciudad autónoma” durante dos semanas en caso de una falla de energía de emergencia. Los planos del edificio muestran que debía incluir tres niveles subterráneos, incluyendo una bóveda de cable, donde los cables de telecomunicaciones probablemente entraron y salieron del edificio bajo las agitadas calles de Manhattan.

026v9229-1

En 1975, apenas un año después de que el edificio #33 de Thomas Street de Warnecke fue completado, la NSA se vio envuelta en uno de los mayores escándalos en la historia de la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos. Tras las revelaciones sobre las operaciones de vigilancia doméstica dirigidas contra activistas de la guerra anti-Vietnam, un comité selecto del Congreso comenzó a investigar los presuntos abusos.

La investigación, dirigida por el senador demócrata Frank Church, publicó sus conclusiones en abril de 1976. Se llegó a la conclusión de que las agencias de inteligencia estadounidenses habían “invadido la privacidad individual y violado los derechos de reunión legal y expresión política”. Más tarde se reveló que se había dirigido a sospechosos de ser “terroristas nacionales y extranjeros”, incluyendo a una serie de eminentes estadounidenses, como los líderes de derechos civiles Martin Luther King y Whitney Young, el boxeador Muhammad Ali, el columnista del Washington Post Art Buchwald y el periodista del New York Times, Tom Wicker.

El Comité Church recomendó que se pusieran controles nuevos y más estrictos en la recolección de inteligencia. Y en 1978, el Congreso aprobó la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, que obligaba al Poder Ejecutivo a solicitar órdenes de operaciones de espionaje de un tribunal recién formado.

screen-shot-2016-11-11-at-16-59-57-1024x766

screen-shot-2016-11-11-at-16-59-11-1024x766

A través de esta tumultuosa era para los espías estadounidenses, la NSA estableció un nuevo programa de vigilancia con el nombre en clave BLARNEY, que fue expuesto por primera vez en una diapositiva filtrada por Snowden publicada en 2013. De acuerdo con un documento inédito establecido a principios de los años setenta y, a mediados de 2013, sigue siendo una de las iniciativas más importantes de la agencia.

BLARNEY aprovecha las “asociaciones comerciales” para “acceder y explotar la inteligencia extranjera obtenida de las redes globales”, afirma el documento. Lleva a cabo una vigilancia de “toma completa” -un término que se refiere a la recopilación a granel de contenido y metadatos- bajo seis categorías diferentes: contraproliferación, contraterrorismo, diplomática, económica, militar y política.

A partir de julio de 2010, la NSA había obtenido al menos 40 órdenes judiciales para espionaje bajo el programa BLARNEY, permitiendo a la agencia monitorear las comunicaciones relacionadas con varios países, compañías y organizaciones internacionales. Entre los objetivos aprobados figuran el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco de Japón, la Unión Europea, las Naciones Unidas y al menos 38 países diferentes, entre ellos aliados estadounidenses como Italia, Japón, Brasil, Francia, Alemania, Grecia , México y Chipre.

El programa fue la principal fuente de recolección de datos de la NSA bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, reveló un documento de abril de 2013, y la información obtenida de las comunicaciones que interceptó fue una de las principales contribuciones a la información diaria del presidente.

Cabe destacar que TITANPOINTE ha desempeñado un papel central en las operaciones de BLARNEY. Los documentos de la NSA fechados entre 2012 y 2013 listan la instalación de vigilancia de TITANPOINTE entre tres de los “sitios principales” de BLARNEY y lo describen como “sitio de BLARNEY en NYC.” El equipo alojado en TITANPOINTE se ha utilizado para monitorear llamadas internacionales de larga distancia, llamadas enrutadas a través de Internet (conocidas como Voz sobre IP), videoconferencias y otro tráfico de Internet.

En un caso que puede haber involucrado al #33 de Thomas Street, los ingenieros de la NSA con el programa BLARNEY trabajaron para escuchar los datos de una conexión sirviendo a la misión de las Naciones Unidas en Nueva York. Este espionaje resultó en “recolección contra la dirección de correo electrónico del General de la ONU que lidera la misión de monitoreo en Siria”, dijo un memorando de abril de 2012.

Mogens Lykketoft, ex presidente de la Asamblea General de la ONU, criticó la vigilancia. “Tales actividades de espionaje son totalmente inaceptables quebrantan la confianza en la cooperación internacional”, dijo a The Intercept.

skidrowe-keyscore-1000x591

Logotipo del programa de explotación de comunicaciones por satélite de la NSA SKIDROWE.

https://theintercept.com/2016/11/16/the-nsas-spy-hub-in-new-york-hidden-in-plain-sight/

 

Fuente: El robot pescador (link)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s