TÁCTICAS TALMÚDICAS de degradación social: La psicología de la sumisión

La psicología de la sumisión

Te has enfrentado a ello toda tu vida. A través del adoctrinamiento, la mayoría de la programación de la televisión está en el nivel de noveno grado o mucho menos, el doble discurso del gobierno, e incluso la educación comprometida en el aula pública financiada por el gobierno. Se les ha enseñado, no, se les ha instado a que, en contra de su buen juicio, acepten lo inaceptable. Se les ha negado la verdad de los hechos históricos y la interpretación del ascenso de Estados Unidos al poder a través de su propio excepcionalismo. Te han enseñado en la escuela los hechos que alegremente escogieron para que los aprendieras, pero sin sabiduría ni consejo moral. Sin juicio de valor, sin sentido común, sin una evaluación adecuada, los estudiantes de hoy en día, cuando se enfrentan a los hechos, suelen preguntar: «¿Cuál es su fuente? Déjame comprobarlo en Internet. Nunca he oído hablar de eso en la escuela». ¿Por qué?

Tonterías

La disonancia cognitiva se ha desbordado entre los programados y los severamente atontados. Basta con echar un vistazo a su teléfono móvil por la mañana para ver las últimas noticias. ¡Oh, las impresionantes fotos de una actriz de 50 años en un bikini de diseño! ¡Oh, qué bien te sentirás con una mascarilla facial orgánica de arcilla y melocotón! Veinte maneras de reutilizar tu vieja mascarilla Covid. Cómo evitar que ese desagradable olor a humedad impregne tu ropa interior. ¿Qué hace Kim Kardashian cuando llueve? Todo esto es una tontería sin sentido. ¡Sin embargo, los intentos evidentes de comprometer tu capacidad de pensamiento crítico están por todas partes!

Tu mente en su cuenta bancaria

George Carlin durante un monólogo una vez bromeó, pero estaba haciendo un punto serio como lo hacía usualmente, cuando preguntó: «Sólo piensa, ¿por qué tenemos un problema de drogas en este país? Bueno, basta con mirar los anuncios en la calle, en los periódicos o en la televisión. ¡Drogas las 24 horas del día! ¡Drogas toda la noche! ¡Drogas con descuento! ¡Drogas a mitad de precio! ¡Medicamentos al dos por uno! ¡Medicamentos con receta! Medicamentos recomendados por el médico». Y tenía razón. La publicidad se ha convertido en una programación subconsciente. Todas las grandes empresas, desde los alimentos hasta los medicamentos, desde las gafas hasta las prótesis, contratan a psicólogos del comportamiento e incluso a sociólogos para perfeccionar su capacidad de influir en la mente humana para que haga lo que ellos quieren que haga, ¡y eso es comprar su producto!

La norma del mal

Constantemente nos obligan a aceptar contradicciones, ofuscación e incluso el ridículo si no estamos de acuerdo con su ingeniería social. Pero, la cosa no acaba ahí. Nos dicen que no tenemos suficiente empatía con los asesinos que atropellan a las multitudes. Que hay que desfinanciar a la policía, que está en el punto de mira de los criminales violentos de carrera a los que se les ha concedido la libertad condicional tras cometer un crimen tras otro. Se nos dice que una determinada nacionalidad de personas que constituyen el 14% de la población y sin embargo cometen el 75% de los crímenes violentos, ellos mismos son víctimas de todos los problemas, desde tener sobrepeso y anemia de células falciformes, hasta sufrir por no tener el privilegio de ser blanco, ¡son las víctimas! Matar a alguien participando en el «Juego del nocaut» en los centros urbanos o incluso disparar a una persona que dice en voz alta: «¡Todas las vidas importan!» ¡Durante una protesta de BLM es lo que se supone que debemos tolerar y aceptar como norma!

Los insultos a su inteligencia

Nos piden que ejerzamos nuestro derecho a asesinar clínicamente a los no nacidos mientras nos instan a salvar a las ballenas y a esos pobres osos polares debido al calentamiento global. Esperan que donemos dinero para salvar a los cachorros maltratados y a los gatitos sin hogar mientras nuestros veteranos de guerra estadounidenses se quedan sin la financiación adecuada para su tratamiento tanto de las lesiones físicas como del TEPT. Se nos insta a llevar máscaras, a cumplir con los mandatos de vacunación o a perder nuestros puestos de trabajo, mientras que a dos millones de extranjeros, no vacunados, no inspeccionados e indocumentados, se les permite atravesar nuestras fronteras e incluso volar a la ciudad que elijan con fondos de los contribuyentes. ¿Nos han pedido permiso? ¿Por qué se les permite ir sin que se les obligue a vacunar, enmascarar o poner en cuarentena?

Conclusión

¿Será que nos están mintiendo? ¿Será que se está insultando nuestra inteligencia? ¿Podría ser por el éxito con el que nos han condicionado que aceptaremos cualquier forma de coacción absurda e incluso peligrosa que decidan obligarnos a aceptar? Piénsalo. ¿Está el gobierno realmente ahí por tu propio bien? ¿Sus órdenes sociales para cumplir hacen algo para proteger, para servir, para defender nuestros derechos constitucionales? ¡Se supone que nosotros, el pueblo, estamos al mando, no nosotros, los aprovechados que vivimos en nuestros palacios de cristal en el Capitolio! ¡Han sido engañados y obligados a someterse!

FUENTE

https://12160.info/

Un comentario

  1. No es nada eso que raro que solo pocos veamos la realidad, mucha gente prefiere vivir en la fantasia es muy muy horrible saber la verdad y lo que sabemos no es ni el 10% de todo el pozo negro que existe, hay muchas cosas que no sabemos y que jamas nos van a rrevelar por mas que busquemos….

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s