El último avance militar ruso es una piedra robot: camuflaje para vigilar y grabar a los enemigos

La tecnología se ha convertido con el paso del tiempo en un gran aliado del ejército de España y de las principales potencias, que cuentan con máquinas que sirven para todo tipo de misiones, como desactivar bombas.

Rusia es uno de los países que más está apostando por los robots militares, de hecho, ya está produciendo sus propios Terminators; y ahora cuenta con uno con forma de roca diseñado para vigilar a los enemigos.

Apodado la ‘piedra espía’, este nuevo robot tiene una forma y apariencia de una roca, lo que le permite camuflarse perfectamente con el entorno para acercarse y observar a los enemigos sin ser detectado. Una máquina que es fruto de tres años de trabajo de cadetes de la Fuerza Aérea Rusa en el Centro Científico y Educativo Militar (MESC) de la Academia Zhukovsky-Gagarian; aunque por ahora se trata de tan sólo un prototipo.

Su zona exterior que simula una roca es la parte más llamativa de este robot, que tiene un diseño que incluso recuerda a un tanque de jueguete. También incorpora una cámara similar a un periscopio. Cuando está en movimiento, esta máquina se desplaza sigilosamente y cuando llega a su destino, el cuerpo de piedra desciende tapando las ruedas oruga, similares a la de los tanques, dejando únicamente la cámara al descubierto para observar todo lo que sucede a su alrededor.

Pasar desapercibido

La ‘piedra espía’ rusa también destaca por contar con una cámara al estilo periscopio que le permite captar hasta 15 horas de audio y vídeo. La máquina es capaz de procesar y transmitir las grabaciones a los operadores humanos a una distancia de 1,25 millas, que son aproximadamente un poco más de dos kilómetros.

Para asegurarse de que la máquina solamente grabe vídeos de interés, la filmación se activa cuando los sensores integrados detectan movimiento y, para optimizar su autonomía, el robot puede entrar en un modo de suspensión inactiva durante cerca de 24 horas.

Este robot con aspecto de roca no es realmente útil en todas las situaciones, pero sí que es interesante para labores de reconocimiento en trincheras estáticas y las líneas de frente, que aunque se asocian más con la Primera Guerra Mundial a día de hoy se siguen utilizando en determinados contextos, ya que ofrecen un refugio y seguridad.

Su principal ventaja en comparación con otras máquinas militares, como los drones, es que en esas localizaciones puede pasar desapercibido. También podría permitir que una unidad de soldados sepa cuándo una zona está despejada y pueden pasar o si, por el contrario, se avecina un ataque enemigo. Igualmente, sus creadores señalan que también podría ser útil para recolectar datos.

Un robot frágil

No todo son ventajas, ya que la ‘piedra espía’ también tiene ciertos puntos débiles a mejorar. Por ejemplo, es una máquina frágil y podría dañarse fácilmente, sobre todo si es descubierto por el adversario, ya que no cuenta con ningún tipo de armamento ni defensas.

FUENTE Y LEER COMPLETO EN:

https://www.elespanol.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s