La deshumanización digital de la humanidad: El genocidio del alma humana.

Ray Kurzweil no tiene un Dios al que honrar. Tiene una máquina, y quiere que todos nos cambiemos a esta versión digital de lo divino.

Quiere que nos convirtamos en superordenadores en todo menos en el nombre. Lo llama «la singularidad», un nombre que suena casi religioso. La singularidad significa «la fusión de lo real con lo sintético».

Kurzweil lo ve como un acto supremo que acabará con la necesidad de la evolución humana al transferir el sentido y el propósito de la vida a una enciclopedia electrodigital «en tiempo real» compuesta por trillones de circuitos eléctricos sin alma que imitan lo que llamamos «conocimiento».

No está solo en esta forma de pensar, están Zuckerberg, Schwab, Musk y quién sabe quién más. Y luego hay toda una estela de seguidores que se extiende por detrás, todos viajando por el mismo camino. Decenas de millones, si no miles de millones de ellos. No se describen a sí mismos como creyentes en la «singularidad», simplemente adoran el mismo tótem digital y permiten que se apodere gradualmente de sus vidas -megabyte a megabyte, gigabyte a gigabyte- hasta que ya no pueden ser descritos como humanos.

Cuando ves que la gente mira constantemente hacia abajo, te das cuenta de que se está metamorfoseando en algo menos que humano. La aspiración -el deseo de crecer, aprender y ser más de lo que uno es- es una acción ascendente. El impulso de la aspiración a un estado de conciencia superior, es un movimiento ascendente. Al igual que un árbol o una flor se dirigen hacia la luz, nosotros los humanos también lo hacemos.

Pero aquellos seducidos por sus teléfonos móviles, I pods, tabs y demás, siempre miran hacia abajo. Hacia abajo, a un lugar donde la única luz es el resplandor de los LED en la cara de su aparato.

Poco a poco, los seres humanos se están transformando en aquello a lo que son adictos. Están perdiendo su capacidad de ver y responder a la Luz real, su ángel guía y su vínculo innato con la conciencia cósmica universal. Están perdiendo su humanidad. Su alma está siendo anulada, cortocircuitada, borrada.

Cada vez que uno se sienta frente a una pantalla brillante es objeto de hipnosis. Uno se está volviendo inconscientemente dependiente de lo que es la tecnología de entrada a otro mundo de ser y percibir: «un mundo virtual».

Kurzweil y los miles de millones de personas que adoptan su fascinación por la existencia virtual, están imponiendo una gran carga al resto de la vida. Son un peso muerto impuesto a la materia viva. Son receptores y transmisores de campos energéticos distorsionados, y estos campos contaminan los campos vibratorios naturales responsables de la salud y el bienestar de toda la materia viva.

(…)

Pero cuando tu mejor amigo es una máquina, caes fácilmente víctima de sus poderes.

El romance del hombre con la tecnología se ha intensificado con cada década que pasa. Siempre ha habido una fascinación por aquello que parece hacer la vida cotidiana más navegable y más «cómoda».
Pero el precio que hay que pagar por los accesorios digitalizados, cada vez más tecnológicos e irreparables, de la era moderna, es demasiado alto. No se pueden descartar simplemente como algo de lo que «no se puede prescindir».

La comida, el agua, la ropa, la vivienda y la medicina pertenecen a esa categoría, pero no las tecnologías de conveniencia que matan.

Los humanos no somos máquinas. Tenemos cuerpos físicos sensibles, cerebros asombrosamente brillantes y poderes exquisitos de percepción y espiritualidad. El papel de la máquina es apoyar esta condición, no anularla. Acentuar un sentido creativo de la proporción y la capacidad de respuesta a «escala humana» en la vida cotidiana.

Los múltiples juguetes tecnológicos de hoy en día se han convertido en armas. Nacieron de la investigación y el desarrollo militar. Fueron concebidos y diseñados como armas intencionales y herramientas de vigilancia, combinadas en una sola.

No llevan ninguna advertencia sanitaria, aparte de una letra pequeña de precaución, menos evidente que la asociada a los juguetes de plástico. Se insta a los niños a entablar relaciones a largo plazo con estos juguetes electromagnéticos tóxicos y con los mundos virtuales a los que atraen a sus propietarios, como polillas a la llama. Son accesorios militares, edulcorados y domesticados en herramientas de tortura «amistosa». Armas silenciosas que distorsionan seductoramente la divina condición humana.

Ahora empezamos a ver los nefastos resultados de haber adoptado tal grado de fe ciega en el falso dios tuerto llamado «progreso», con su promesa fáustica de acercarnos cada vez más a la tierra prometida de la perfección tecnológica. La transmutación de seres humanos cálidos, espontáneos y creativos en ciborgs estériles y sin alma.

Esa es la agenda de Kurzweil, Zuckerberg, Gates y Schwab para el futuro de la humanidad; estos oscuros agentes del genocidio del alma humana.

Así que protejan sus preciosas y sensibles almas con su propia vida. No dejéis que sean esclavizadas tecnológicamente. Dadles el verdadero respiro que necesitan para darse a conocer a vosotros.

Porque sólo su alma conoce la verdadera dirección hacia la Tierra Prometida.

FUENTE Y LEER COMPLETO EN

The Digital Dehumanisation of Mankind

 

Julian Rose, Colaborador
Waking Times

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s