Lo que CNN no te dice sobre el Ukrainegate y su relación con Joe «Pedo» Biden

La acusación más condenatoria es una recopilación de hechos relativos a la implicación del ex vicepresidente Joe Biden y de su hijo Hunter en Ucrania, que proviene del conocido periodista de investigación francés Olivier Berruyer, cuya detallada recopilación de los hechos que rodean el alcance y la naturaleza de la corrupción es deliberadamente ofuscada por los principales medios de comunicación occidentales.

Además de los Biden, hay otros tres personajes en el corazón del Ukrainegate.

En primer lugar, está Mykola Zlochevsky, el corrupto oligarca ucraniano y jefe del productor de gas Burisma. Cuando a Zlochevsky se le ofreció el cargo de Ministro de Energía y Recursos Naturales de Ucrania antes de la Revolución de la Doncella, decidió ampliar la cartera de Burisma en el ámbito de la energía. Posteriormente, Zlochevsky fue acusado de utilizar su cargo público para conceder costosas licencias energéticas a Burisma y blanquear el botín.

En segundo lugar, está el fiscal general de Ucrania, Viktor Shokin, a quien se le encargó investigar la corrupción de Burisma. Un año después de su nombramiento, Shokin se vio obligado a dimitir debido a las presiones de Joe Biden. El mismo día en que Biden fue anunciado como la cara de la política exterior de Estados Unidos y Ucrania, Burisma anunció el nombramiento del hijo de Biden, Hunter, en su consejo de administración. Biden amenazó al líder ucraniano que no entregaría a la Ucrania desgarrada por la guerra el préstamo de mil millones de dólares que el Congreso autorizó a menos que se despidiera a Shokin, el fiscal que investiga a Burisma. Aquí hay un vídeo de Biden presumiendo de ello ante el Consejo de Relaciones Exteriores en 2018.

El sucesor de Shokin, Yuriy Lutsenko, fue rápidamente tildado de «hombre sólido» por Biden.

En una carta de diciembre de 2014, los funcionarios estadounidenses advirtieron a los fiscales ucranianos de las consecuencias negativas para Ucrania por su falta de ayuda al Reino Unido, que había confiscado los activos del corrupto Zlochevsky, según los documentos.

Ucrania tuvo que incorporar finalmente a un verdadero fiscal jefe, Shokin, para que se encargara de este y otros casos de corrupción.

En el breve mandato de Shokin como fiscal, de febrero de 2015 a marzo de 2016, Shokin sufrió un intento de asesinato. Cuando el escrutinio de este caso resurgió tras la investigación de Trump, hubo un segundo intento de asesinato contra Shokin el pasado noviembre.

Al asumir la investigación de Burisma del anterior fiscal corrupto, Shokin denunció que los expedientes y las pruebas del caso habían desaparecido de los archivos.

En una entrevista concedida al sitio web ucraniano Strana.ua, Shokin dijo que creía que había sido despedido por su investigación sobre Burisma, que, según él, estaba activa en ese momento.

El propio Shokin declaró que el embajador de Estados Unidos, Geoffrey Pyatt, se presentó en junio o julio de 2015 para advertirle de que el caso de Burisma debía ser tratado con delicadeza.

 

Entra en escena Yuriy Lutsenko, el tercer personaje del Ukrainegate, que sustituyó a Shokin, fue ministro del Interior en el régimen anterior a Maiden. Había sido condenado en 2010 y cumplido tres años de cárcel por malversación de fondos y abuso de autoridad por valor de 50 millones de dólares. Además, Lutsenko no tenía formación ni antecedentes jurídicos.

La amenaza de Biden de retener 1.000 millones de dólares si Ucrania no tomaba medidas contra la corrupción se produjo, al parecer, en diciembre de 2015 y enero de 2016. Ese mismo mes, cientos de ucranianos se habrían manifestado (según los medios de comunicación occidentales) ante el despacho del presidente Petro Poroshenko, exigiendo la dimisión de Shokin.

El 2 de febrero de 2016, Shokin renovó una orden judicial para embargar los bienes de Zlochevsky. También se preparaba para entrevistar a Hunter Biden. Un mes más tarde, tras una oleada de llamadas de Joe Biden al presidente Poroshenko, Shokin fue destituido y sustituido.

Podemos entender por qué Burisma estaba tan contento. Poco después de que Lutsenko fuera nombrado, anunció un acuerdo sobre el caso de malversación y fraude fiscal de Burisma. Lustenko declaró una recuperación de 7 millones de dólares por un fraude fiscal de 40 millones. Esta cantinela puede verse en el minuto 00:29:30 del primer vídeo de arriba. Todas las investigaciones penales se cerraron en enero de 2017, y se retiraron las reclamaciones sobre los activos de Burisma y Zlochevsky.

Desde entonces, los medios de comunicación corruptos de Estados Unidos, encabezados por el Washington Post, han estado encubriendo a Biden con una mentira tras otra de que el esfuerzo de enjuiciamiento de Shokin estaba inactivo, y que la parodia de Lutsenko tuvo éxito.

Durante los tres años que duró el mandato de Lutsenko, ni un solo caso de corrupción vio la luz. En un post anterior cubrimos el particularmente atroz Privitbank, y este caso, también, no se resolvió bajo el corrupto Lutsenko.

El conducto conocido por el que Joe Biden recibió su soborno fue a través de su hijo, Hunter Biden, quien, increíblemente, había sido nombrado para un puesto como «asesor legal» de Burisma a partir del 18 de abril de 2014, por 83.333 dólares al mes. El socio comercial de Hunter Biden, un tal Devon Archer, también fue traído por el mismo estipendio.

Tras cinco años a razón de un millón/año por sus «servicios», Hunter dejó Burisma en abril de 2019, el mismo mes en que Joe comenzó su campaña electoral para la presidencia de Estados Unidos.

Archer y Hunter eran socios directores de Rosemont Seneca Partners. En 2018, Archer se vio implicado en un caso legal que implicaba la estafa a una tribu de nativos americanos y a múltiples fondos de pensiones. Su condena fue anulada cuando un juez se quedó «con la firme convicción de que Archer es inocente de los delitos imputados», informó Reuters en noviembre de 2018.

Por qué nunca se acusó a Hunter?

Conclusión de Winter Watch
Joe Biden es un corrupto terminal. Lo que es peor, es parte de un sistema estadounidense y del Sindicato del Crimen al que le importa un bledo y que apoya plenamente el comportamiento de Biden.

Es revelador que de todos los abusos que este sistema podría perseguir contra el también corrupto terminal Donald Trump, elijan su investigación sobre Ucrania como el delito impugnable. ¿Por qué? ¿Rompió Trump una regla tácita del sistema sobre no meterse en los negocios sórdidos de otros políticos?

El 29 de enero de 2020, en Ucrania, Viktor Shokin exigió una declaración jurada para que los fiscales de Kiev abrieran una investigación penal sobre Joe Biden. Y en caso de que te lo hayas perdido, aquí está el excelente desglose de la corrupción Biden-Burisma de la abogada Pam Bondi.

FUENTE, LEER COMPLETO Y REVISAR TODA LA DOCUMENTACIÓN EN

What They Didn’t Tell You About Ukrainegate and the Terminally Corrupt Joe Biden

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s