Bienvenido a METAnfetamina: Un aluvión de chistes sobre agresiones, racismo y violaciones

Mark Zuckerberg ha apostado su fortuna al caballo equivocado con Meta y el metaverso, y predigo que todo el proyecto acabará en una derrota estrepitosa, si no en la bancarrota.

Antes de entrar en el metaverso, había leído algunos artículos sobre él y la gente no tenía las cosas más agradables que decir. Pero quería ver si eso era cierto, o si la gente sólo buscaba la negatividad. Soy una gran usuaria de las redes sociales, así que un espacio virtual en 3D en el que se puede interactuar con otras personas, en el que los artistas dan conciertos y las casas de moda hacen desfiles. Me parece emocionante.

Pero a los 10 minutos de ponerme los auriculares de RV y entrar en una sala de chat, vi a menores de edad simulando sexo oral entre ellos. Experimenté acoso sexual, racismo y chistes de violación. En un momento dado, oí a alguien decir: «Me gustan las niñas de nueve a doce años: eso es lo mío».

Me encontré con un usuario que vomitaba el lenguaje más repugnante que he escuchado en mi vida, hasta el punto de no poder transmitir lo que decía. Hablo de un racismo extremo, de un discurso de odio, de una lista de personas a las que odiaba, de personas a las que quería matar. Era tan violento. Y todo ocurrió en una sala a la que pude acceder a pesar de utilizar un perfil que había catalogado como de 13 años.

Llegó a un punto en el que empecé a preocuparme por lo mal que estaba quedando nuestro documental. Era consciente de que necesitábamos un equilibrio, así que me encontré tratando desesperadamente de encontrar cosas buenas a las que aferrarme. Pero las cosas malas se sucedían con mucha rapidez. No me lo propuse, simplemente existía en ese espacio.

Entraba en las salas de chat y la gente me reprendía, incluso me gritaba. En un momento dado, siete usuarios me rodearon e intentaron obligarme a quitarme el escudo de seguridad para poder hacerme cosas en el cuerpo. Intenté huir, pero me arrinconaron contra una pared, intentando agarrarme, haciendo comentarios sexuales. Era el equivalente virtual de una agresión sexual.

Sé que no es real, pero cuando tienes los auriculares puestos, parece que estás allí: puedes oír sus voces reales, y dondequiera que muevas la cabeza, el mundo viaja contigo. Engaña a tu cerebro para que piense que lo estás viviendo de verdad. Te olvidas de que no es real. Es muy intimidante.

Un problema mayor es lo difícil que es denunciar este tipo de comportamiento. Necesitas nombres, identificaciones, algún tipo de evidencia. Pero cuando eres testigo de algo que te molesta, tu primer pensamiento no es necesariamente: «Déjame grabar esta conversación para poder denunciarlo y que tomen medidas». La forma en que esperan que te quejes no tiene ningún sentido. Simplemente me pregunté: ¿siento que podría mantenerme a salvo en este entorno? ¿Podría el usuario medio? ¿Podrían los niños? Y de momento: no, no creo que puedan.

Mientras usaba ese perfil que había puesto a 13 años, pude acceder a todo tipo de cosas que no debía. Utilizaba una aplicación que dice que es apta para mayores de siete años, pero no paraba de encontrarme con salas en las que la gente hacía giros y twerking y simulaba sexo. Los usuarios de 13 años no deberían poder acceder a esa sala. Las personas de siete años no deberían poder acceder a esa sala. Pero tal y como están las cosas, pueden.

Lo peor es lo insensible que te vuelves. La forma casual en que la gente utilizaba un lenguaje extremadamente violento, homofóbico, racista y sexista, significó que después de mi tercera o cuarta inmersión en el metaverso, me insensibilicé a ello. También se podía ver que ocurría con otras personas. Había salas en las que se desarrollaban las conversaciones más racistas, y otras personas se limitaban a relajarse, sin prestar atención. Es un espacio en el que se ha normalizado.

FUENTE Y LEER COMPLETO EN

https://www.theguardian.com/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s