Jeff Bezos donará 10mmd para salvar al planeta de las personas mientras él es dueño de todo

El dueño del megayate de Amazon financia un «gran reajuste» de 10.000 millones de dólares para salvar el planeta

Dejarás tu coche y viajarás en autobús, Jeff Bezos construirá un yate más grande.

El fundador y presidente ejecutivo de Amazon anunció una donación del Bezos Earth Fund (BEF) de 10.000 millones de dólares. Los miles de millones serán gastados por el dueño del Washington Post para salvar el planeta de las personas.

El BEF aboga por «un gran reseteo que nos lleve a todos hacia un futuro más sostenible y próspero». El término «gran reinicio» se volvió muy controvertido después de su adopción por el Foro Económico Mundial y el Fondo de la Tierra de Bezos es promocionado por el FEM.

La versión del Fondo Bezos para la Tierra del Gran Reajuste argumenta que la «economía en 2030 debe ser dramáticamente diferente de lo que es hoy» e insiste en que «se necesitarán cambios radicales» que abarcarán «unos 40 a 60 cambios».

Esos cambios, sin embargo, no implicarán probablemente que Jeff Bezos abandone su megayate, el decimocuarto más grande del planeta, que al parecer podría requerir el desmantelamiento del histórico puente de Koningshaven, en Rotterdam, sólo para sacarlo del puerto.

El BEF advierte que la mayoría de la gente tendrá que cambiar «los modos de transporte (por ejemplo, caminar y el transporte público)». Bezos tendrá su megayate, tú irás andando o en autobús.

Mientras que el BEF pide la «sustitución del motor de combustión interna», su megayate de 500 millones de dólares está propulsado por dos motores diésel que, juntos, pueden ofrecer 12.000 caballos de potencia para moverlo a cualquier lugar al que quiera ir uno de los hombres más ricos del mundo.

Mientras tanto, el BEF propone utilizar satélites para «identificar la contaminación por metano, hacer que los responsables rindan cuentas y destacar las oportunidades para gestionar y minimizar las emisiones de metano del petróleo y el gas». Se producirán datos procesables que se utilizarán para poner en marcha campañas de promoción que impulsen regulaciones y aseguren compromisos para reducir la contaminación por metano a nivel mundial.»

¿Seguirán esos satélites el rastro del colosal yate de su jefe?

Los estadounidenses se enfrentan a precios imposibles de los coches y la gasolina debido a las políticas medioambientales de la administración Biden. Mientras que a la clase trabajadora y a la clase media se les está cortando el paso a la propiedad de coches, el proletariado de los megayates del mundo está exigiendo aún más medidas.

El BEF afirma que hay que «descarbonizar» la economía. Su megayate tiene un segundo yate «de apoyo» con un helipuerto. El Fondo afirma que «serán necesarios cambios radicales en la forma en que suministramos energía a nuestro mundo», «fabricamos y consumimos productos» y «cultivamos nuestros alimentos». El yate de Bezos tiene su propia piscina y 25 habitaciones en tres cubiertas.

Pero todos los demás pueden esperar vivir en un estrecho gulag urbano que «co-localiza la vivienda y los puestos de trabajo». Tal vez familias enteras puedan ocupar una habitación en un almacén de Amazon que les permita despertarse y luego salir de la cama para clasificar paquetes con la máxima eficiencia.

El Fondo de la Tierra de Bezos también gastará dinero para obligar a la agricultura a cumplir con las exigencias medioambientales y empujar a los no multimillonarios a cambiar sus «dietas hacia fuentes vegetales». Sin embargo, se dice que Bezos disfruta de un «desayuno de pulpo mediterráneo» con tocino. Incluso después del Gran Reajuste, podrá comer lo que quiera. Los estadounidenses de a pie recibirán soja.

«La economía en 2030 debe ser dramáticamente diferente de lo que es hoy», decreta el Bezos Earth Fund. Y en 2022 ya lo es, en gran parte gracias a Jeff Bezos.

Amazon destruyó el comercio minorista, acabando con innumerables negocios y puestos de trabajo. Se ha convertido en una plataforma para trasladar rápidamente a este país imitaciones chinas de productos estadounidenses a través de terceros vendedores, en un movimiento que condenará los últimos restos de fabricación en este país.

Mientras que 200.000 empresas estadounidenses fueron destruidas por las regulaciones pandémicas, los beneficios de Amazon se triplicaron. La vasta riqueza saqueada a la clase media se inyecta ahora en los llamamientos a las «transformaciones del sistema» y a la «justicia medioambiental».

Tal vez el personal del Fondo Bezos para la Tierra podría tomarse un minuto para discutir la «justicia ambiental» con los conductores de entrega de Amazon que murieron durante el colapso de su almacén de Illinois durante un tornado.

La versión de «justicia ambiental» del Fondo Bezos promete centrarse en las «mujeres de color»,

Los muertos en el almacén de Amazon eran cuatro hombres blancos, un hombre negro y una mujer negra.

La familia de una de las víctimas, Austin McEwen, ha demandado a Amazon alegando que había fallos estructurales y que no había refugios seguros. Tal vez el fondo de Bezos pueda recortar unos cuantos miles de los 43 millones de dólares que está gastando en «justicia ambiental» para «mujeres de color» para que haya justicia real.

En su lugar, el Fondo de la Tierra de Bezos está destinando 12 millones de dólares al Colectivo NDN, un grupo activista de izquierdas que reclama un «nuevo acuerdo verde indígena» mientras «desarraiga la supremacía blanca y las instituciones coloniales».

 

Nada como que uno de los hombres blancos más ricos del mundo financie el desarraigo de la supremacía blanca.

Habiendo destruido ya tantas empresas estadounidenses, el BEF propone nuclear lo que queda desde la órbita abrazando el empuje para «acelerar el progreso entre los reguladores financieros de EE.UU. al abordar el clima como un riesgo sistémico». Eso significa introducir en el modelo de negocio los impuestos sobre el carbono y las compensaciones, así como otros trucos que los inversores verdes están utilizando para saquear la economía, y obligar a todas las empresas a cargar con los puntos de la agenda del Green New Deal.

No cumplir con las exigencias de los ecologistas significa que tu empresa es un «riesgo climático», mientras que donar a políticos u organizaciones que se oponen al Green New Deal puede definirse como «tergiversación fraudulenta».

El BEF está financiando un impulso para «movilizar los compromisos de los bancos e inversores con las carteras netas cero», por no hablar de las aseguradoras. Si tu empresa no cumple, buena suerte para conseguir un préstamo, un seguro, cotizar en bolsa o que te permitan operar.

Se apruebe o no el Green New Deal o cualquier acuerdo climático, serán impuestos por los multimillonarios de los megayates, los bancos, las empresas y sus «activistas de base» a sueldo.

La Red de Inversores de Ceres sobre Riesgo Climático y Sostenibilidad, que Bezos financia aquí, también pretende presionar a los productores de alimentos para que reduzcan sus «emisiones». Lo que eso significará es un aumento de los costes y menos comida para el resto de nosotros mientras Bezos puede entrar en un restaurante de Miami junto al mar en dos superyates y pedir una docena de ostras a la parrilla porque está muy preocupado por las «emisiones».

¿Son estas las acciones de un hombre que cree que el mundo se acabará si conducimos nuestros coches?

Más allá de toda la retórica, Bezos está moviendo millones en la misma máquina activista de izquierda de siempre.

El Bezos Earth Fund dirigió 43 millones de dólares al Climate and Clean Energy Equity Fund. El CCEEF fue creado por la Alianza para la Democracia de George Soros. 10 millones de dólares van a Green for All, que fue creado por Van Jones, cuyo trabajo ha sido pregonado por Bezos, y ha sido financiado por, entre otros, Soros y la Fundación Ford.

Otros millones van a parar a Earthrise Media, que opera junto al Fondo Dieciséis Treinta, la máquina de dinero oscuro de la izquierda, el Sierra Club, el Fondo de Defensa del Medio Ambiente, Mothers Out Front, y una variedad de grupos de izquierda a favor del Green New Deal.

Y, por supuesto, el Foro Económico Mundial.

«No poseerás nada y serás feliz», decía un vídeo del Foro Económico Mundial que preveía el gran reseteo del mundo en 2030.

Jeff Bezos está haciendo su parte para asegurarse de que no poseas nada mientras él es felizmente dueño de todo.

Eso es el ecologismo. Detrás de la crisis fabricada, eso es lo que siempre fue. Te obligarán a renunciar a todo para «salvar el planeta» mientras los nuevos señores feudales de los megayates construirán megayates más grandes y financiarán a los activistas que te exigen que renuncies a lo que queda.

FUENTE

Daniel Greenfield

Amazon’s Mega-Yacht Owner Funds $10 Billion “Great Reset” to Save Planet

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s