INVESTIGACIÓN: La “plandemia” ha costado muchas más vidas que la misma pandemia

Un nuevo estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica ha puesto un clavo más en el ataúd ya cerrado de la narrativa a favor del encierro.

A lo largo de los últimos doce meses, investigadores económicos, analistas de datos, profesionales médicos y críticos de la política -así como los periodistas que hemos cubierto sus hallazgos- hemos informado colectivamente hasta la saciedad de la farsa absolutamente inútil que era, y en muchos lugares sigue siendo, el uso de las órdenes de permanencia en el hogar y otras políticas de encierro como medio para combatir el Covid-19.

Sólo en este mes, TFTP ha cubierto dos importantes hallazgos relacionados con el estudio del impacto de los cierres patronales. El 5 de junio, un científico del MIT informó de un análisis de datos sobre el impacto económico del cierre patronal, señalando que, si bien contribuyó de forma decisiva al fuerte aumento del desempleo, no supuso una reducción significativa de las muertes.

Y hace apenas un día, el 22 de junio, un estudio de la Universidad de Harvard reiteró el hecho de que, si bien esta política no salvó vidas, simultáneamente diezmó la economía; mientras que los modernos barones del robo, como Zuckerberg, Gates y Bezos, vieron sus carteras expandirse exponencialmente. Este fue otro informe que, al igual que el anterior, no recibió los titulares nacionales de los medios corporativos.

Ahora, este estudio más reciente del NBER agrava aún más estos hallazgos. Después de analizar los datos de 44 países y de los 50 estados, han encontrado que no sólo estas restricciones no han salvado vidas, y han exacerbado en gran medida la destrucción de la clase trabajadora – sino que de hecho han dado lugar a un aumento del exceso de mortalidad. En definitiva, han costado más vidas de las que han salvado.

Entre los resultados del estudio, los autores concluyen

En todas las regiones que el estudio observó, se encontró que la utilización de los mandatos de permanencia en el hogar no produjo ningún cambio o aumentó el exceso de muertes.
En todos los estados de EE.UU., el estudio encontró “ningún cambio en el exceso de muertes, o en muchos estados de EE.UU., picos en el exceso de muertes tras la aplicación de las políticas de permanencia en el hogar”.
Los países y estados que tenían mandatos de permanencia en el hogar de mayor duración resultaron tener un mayor exceso de muertes.
Los países o estados que aplicaron antes los mandatos de permanencia en el hogar no tuvieron un exceso de muertes menor que los países y estados que tardaron más en poner en marcha las restricciones.
Los estados no observaron una disminución del exceso de muertes hasta 20 semanas después de la entrada en vigor de las políticas de encierro.
Una excepción la encontramos en los países Australia, Malta y Nueva Zelanda, y en la isla de Hawai, donde las órdenes de refugio en el lugar que se emitieron mostraron un ligero descenso en el exceso de muertes.

Desgraciadamente, este tipo de informes se están convirtiendo en algo habitual entre los que “siguen la ciencia”, es decir, los que realmente lo hacemos en lugar de simplemente afirmarlo, para luego regurgitar cualquier relato que repitan los propagandistas.

Estas consecuencias y muchas más ya han sido relatadas por este autor en un artículo anterior para The Free Thought Project. En enero cubrimos un informe del Comité de Oxford para el Alivio de la Hambruna que demostraba el impacto de los cierres mundiales y sus ramificaciones socioeconómicas de gran alcance.

Entre ellas, la naturaleza devastadora de estas políticas, que han deshecho los últimos 30 años de progreso contra la pobreza extrema. Más aún, que cientos de millones de personas se ven abocadas a la hambruna como consecuencia directa de los cierres.

Lo más sorprendente de todo es que los modelos de proyección de la pandemia que se utilizaron para justificar los cierres mundiales resultaron ser completamente inexactos y poco fiables desde el principio. Eran tan defectuosos que el profesor del Imperial College que diseñó dichas proyecciones fue despedido de su puesto por ignorar sus propios datos y romper las restricciones.

Estas son sólo algunas de las supuestas consecuencias imprevistas para la salud y la vida de los seres humanos que trajo consigo el cierre del mundo entero por capricho. Ni una sola vez nuestros expertos o políticos alentaron el fortalecimiento de los componentes básicos de la salud, como la nutrición o el ejercicio. No ordenaron la ingesta de vitaminas y nutrientes, aire fresco, luz solar o frutas y verduras, sueño adecuado, agua limpia o acondicionamiento cardiovascular adicional.

No se mencionó ninguna de las estrategias que realmente son capaces de fortalecer naturalmente el sistema inmunológico humano. En lugar de ello, fueron directamente a la medida autoritaria más absurda – medidas que, en muchos casos, realmente obstruyen esos mismos bloques de construcción para un cuerpo naturalmente saludable.

Las consecuencias fueron monstruosas. Además de las repercusion es financieras, otros costes de la vida se han disparado.

Ahora se ha documentado exhaustivamente que los encierros han provocado un aumento drástico de todo lo siguiente

El consumo de drogas y las consiguientes muertes por sobredosis están aumentando a un ritmo alarmante.
Las muertes por suicidio están aumentando tanto a nivel nacional como internacional.
Y lo que es más desgarrador aún, lo que ahora se denomina una epidemia de suicidio infantil, ya que las muertes autoinfligidas de niños van en aumento.
Además de provocar un notable aumento de la violencia doméstica y del maltrato infantil. Incluyendo las agresiones sexuales en todo el mundo, ya que los grupos de derechos humanos han advertido que el tráfico de personas ha aumentado durante los encierros.

Al mismo tiempo, los pobres y la clase trabajadora del mundo se ven diezmados mientras los elitistas ricos y los depredadores políticos sacan provecho de la mayor transferencia de riqueza y poder de la historia de la humanidad.

Para ser franco, estas políticas deberían considerarse un crimen contra la humanidad.

Va mucho más allá de un ejemplo nauseabundo de malversación gubernamental. Los responsables políticos fueron precipitados, reaccionarios y criminalmente negligentes. Tienen las manos manchadas de sangre, y mucha. Todos deberíamos ser francos al respecto; las decisiones de los legisladores de promulgar estas políticas contribuyen directamente a la muerte de innumerables personas. Son culpables, y la responsabilidad debe ser ciertamente aplicable.

El homicidio se define generalmente como la muerte no intencionada de otro ser humano. Así que, aunque el democidio puede no encajar en el proyecto de ley debido a la aparente falta de intención detrás de estos asesinatos; ¿a qué se llama homicidio por negligencia criminal masivo patrocinado por el Estado? ¿Existe siquiera una palabra para ello? Si no es así, alguien debería pensar en una rápidamente, porque hay muchos funcionarios del gobierno que merecen ser acusados de ello.

FUENTE

New Research Shows Coronavirus Lockdowns Cost More Lives Than They Saved

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s