“FATIGA ZOOM”: La normalización del exceso de trabajo y la sobreestimulación tecnológica

Como explica vivamente a Today el investigador de Stanford Jeremy Bailenson, la fatiga Zoom se refiere al agotamiento que experimentamos al interactuar con docenas de personas durante horas al día, meses y meses, a través de casi cualquier plataforma de videoconferencia.

(Pero, reconozcámoslo, sobre todo con Zoom.) Puede que ya estemos familiarizados con los síntomas si pasamos alguna parte de nuestro día en videollamadas o clases. La fatiga de Zoom combina los problemas del exceso de trabajo y la sobreestimulación tecnológica con formas únicas de agotamiento social que no nos afectan en la oficina o el aula.

Bailenson, director del Laboratorio de Interacción Humana Virtual de la Universidad de Stanford, denomina a este tipo de agotamiento “sobrecarga no verbal”, un conjunto de “consecuencias psicológicas” derivadas de periodos prolongados de conversación sin cuerpo. Lleva dos décadas estudiando la comunicación virtual y empezó a escribir sobre el problema actual en abril de 2020 en un artículo de opinión del Wall Street Journal en el que advertía: “los programas informáticos como Zoom se diseñaron para realizar trabajos en línea, y las herramientas que aumentan la productividad no estaban pensadas para imitar la interacción social normal.”

Ahora, en un nuevo artículo académico publicado en la revista de la APA Technology, Mind, and Behavior, Bailenson profundiza en el argumento centrándose en Zoom, no para “vilipendiar a la empresa”, escribe, sino porque “se ha convertido en la plataforma por defecto para muchos en el mundo académico” (y en todas partes, quizás su propia forma de agotamiento). Los componentes de la sobrecarga no verbal incluyen mirar a los ojos de los demás en estrecha proximidad durante largos períodos de tiempo, incluso cuando no estamos hablando con los demás.

Cualquiera que se gane la vida hablando entiende la intensidad de ser mirado fijamente durante horas. Incluso cuando los hablantes ven caras virtuales en lugar de reales, las investigaciones han demostrado que ser mirado fijamente mientras se habla provoca una excitación fisiológica (Takac et al., 2019). Pero el diseño de la interfaz de Zoom proyecta constantemente rostros a todo el mundo, independientemente de quién esté hablando. Desde un punto de vista perceptivo, Zoom transforma efectivamente a los oyentes en hablantes y asfixia a todos con la mirada.

En Zoom, también tenemos que gastar mucha más energía para enviar e interpretar las señales no verbales, y sin el contexto de la sala fuera de la pantalla, somos más propensos a malinterpretarlas. Dependiendo del tamaño de la pantalla, podemos mirarnos como cabezas parlantes más grandes que la vida, una experiencia desorientadora para el cerebro y que da más impacto a las expresiones faciales de lo que puede estar justificado, creando una falsa sensación de intimidad y urgencia. “Cuando la cara de alguien está tan cerca de la nuestra en la vida real”, escribe Vignesh Ramachandran en Stanford News, “nuestros cerebros lo interpretan como una situación intensa que va a conducir al apareamiento o al conflicto”.

A menos que desactivemos la visión de nosotros mismos en la pantalla -lo que generalmente no hacemos porque somos conscientes de que nos miran fijamente-, también estamos esencialmente sentados frente a un espejo mientras intentamos centrarnos en los demás. La constante autoevaluación añade una capa adicional de estrés y pone a prueba los recursos del cerebro. En las interacciones cara a cara, podemos dejar que nuestros ojos vaguen, incluso movernos por la habitación y hacer otras cosas mientras hablamos con la gente. “Cada vez hay más investigaciones que dicen que cuando la gente se mueve, rinde más cognitivamente”, dice Bailenson. Por el contrario, las interacciones con el zoom pueden inhibir el movimiento durante largos periodos de tiempo.

La “fatiga del zoom” puede no ser tan grave como parece, sino más bien las inevitables pruebas de un periodo de transición, sugiere Bailenson. Ofrece soluciones que podemos poner en práctica ahora: utilizar el botón de “ocultar la vista propia”, silenciar nuestro vídeo con regularidad, configurar la tecnología para que podamos juguetear, garabatear y levantarnos y movernos en torno a …. No todo esto va a funcionar para todo el mundo: después de todo, estamos socializados para sentarnos y mirarnos en Zoom; negarnos a participar podría enviar mensajes no deseados que tendríamos que gastar más energía para corregir. Bailenson describe con más detalle el fenómeno en la entrevista del podcast de BBC Business Daily que aparece más arriba.

“La videoconferencia ha llegado para quedarse”, admite Bailenson, y tendremos que adaptarnos. “Como psicólogos de los medios de comunicación es nuestro trabajo”, escribe a sus colegas en el nuevo artículo, ayudar a “los usuarios a desarrollar mejores prácticas de uso” y ayudar a “los tecnólogos a construir mejores interfaces”. En su mayor parte, deja a los tecnólogos la tarea de imaginar cuáles son éstas, aunque nosotros mismos tenemos más control sobre la plataforma de lo que reconocemos colectivamente. ¿Podríamos admitir, escribe Bailenson, que “tal vez un impulsor de la fatiga de Zoom es simplemente que estamos haciendo más reuniones de las que haríamos cara a cara”?

FUENTE

What Are the Real Causes of Zoom Fatigue? And What Are the Possible Solutions?: New Research from Stanford Offers Answers

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s