Gaslighting: Memética de la mentira y control del pasado para borrar la memoria colectiva

Vivimos en un mundo donde el grado de desinformación y mentira descarada ha alcanzado tal estado que, posiblemente por primera vez, vemos que la mayoría del mundo occidental comienza a cuestionar su propio nivel de cordura y el de los alrededores.

La creciente desconfianza frenética en todo lo “autoritario” se mezcló con la desesperada incredulidad de que “¡no todo el mundo podría estar involucrado!” está meciendo lentamente a muchos de un lado a otro en una camisa de fuerza cada vez más ajustada. “Cuestionar todo” se ha convertido en el nuevo lema, pero ¿somos capaces de responder a esas preguntas?

Actualmente, la respuesta es un rotundo no.

La broma enfermiza del conductista social de haber obsesionado a todos con el papel higiénico durante el comienzo de lo que se creía que era una época de crisis, es un ejemplo de cuánto control tienen sobre ese botón rojo etiquetado como “comenzar la iniciación del nivel 4 pánico en masa”.

¿Y se puede culpar a la gente? Después de todo, si nos están mintiendo, ¿cómo podemos unirnos y señalar con el dedo la raíz de esta tiranía? ¿No estamos en el punto en que está en todas partes?

Como dijo de forma infame Goebbels,

“Si dices una mentira lo suficientemente grande y sigues repitiéndola, la gente eventualmente llegará a creerla. La mentira sólo puede mantenerse mientras el Estado pueda proteger al pueblo de las consecuencias políticas, económicas y / o militares de la mentira. Por tanto, es de vital importancia que el Estado utilice todos sus poderes para reprimir la disidencia, porque la verdad es enemiga mortal de la mentira y, por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado [bajo el fascismo]”.

Y aquí nos encontramos hoy, al borde del fascismo. Sin embargo, primero tenemos que acordar perder nuestros derechos civiles como colectivo antes de que el fascismo pueda dominar por completo. Es decir, la gran mentira sólo puede tener éxito si la mayoría no la denuncia, porque si la mayoría la reconociera por lo que es, realmente no tendría poder.

La batalla por tu mente

“Los políticos, sacerdotes y psiquiatras a menudo se enfrentan al mismo problema: cómo encontrar el medio más rápido y permanente de cambiar la creencia de un hombre […] El problema del médico y su paciente nerviosamente enfermo, y el del líder religioso que se propone ganar y retener nuevos conversos, se ha convertido ahora en el problema de grupos enteros de naciones, que desean no solo confirmar ciertas creencias políticas dentro de sus fronteras, sino también hacer proselitismo en el mundo exterior “.

– William Sargant “Batalla de la mente”

Se había pensado comúnmente en el pasado, y no sin fundamento, que la tiranía solo podía existir con la condición de que el pueblo se mantuviera analfabeto e ignorante de su opresión. Reconocer que uno estaba “oprimido” significaba que primero debía tener una idea de lo que era la “libertad”, y si a uno se le permitía el “privilegio” de aprender a leer, este descubrimiento era inevitable.

Si la educación de las masas podía convertir a la mayoría de la población en alfabetizada, se pensaba que las ideas superiores, el tipo de “ideas peligrosas” que Mustapha Mond, por ejemplo, expresa en “El mundo feliz” (Brave New World, Aldous Huxley), organizarían rápidamente a las masas y la revolución contra sus “controladores” sería inevitable. En otras palabras, el conocimiento es libertad y no se puede esclavizar a quienes aprenden a “pensar”.

Sin embargo, no se ha desarrollado exactamente de esa manera, ¿verdad?

La gran mayoría de nosotros somos libres de leer lo que queramos, en términos de los “libros prohibidos”, como los enumerados por The Index Librorum Prohibitorum [1]. Podemos leer cualquiera de los escritos que fueron prohibidos en “El mundo feliz”, en particular las obras de Shakespeare que fueron nombradas como formas de “conocimiento” absolutamente peligrosas.

Ahora tenemos mucha libertad para “educarnos” sobre las mismas “ideas” que los tiranos del pasado reconocieron como el “antídoto” para una vida de esclavitud. Y, sin embargo, hoy en día, la mayoría opta por no hacerlo…

Se reconoce, aunque superficialmente, que quien controla el pasado, controla el presente y, por tanto, el futuro. El libro de George Orwell, “1984”, recalca esto como la característica esencial que permite al aparato del Gran Hermano mantener un control absoluto sobre el miedo, la percepción y la lealtad a la causa del Partido y, sin embargo, a pesar de su popularidad, sigue habiendo una falta de interés en informarse realmente uno mismo sobre el pasado.

De todos modos, ¿qué importa si el pasado se controla y se reescribe para adaptarse al presente? Como el interrogador del Gran Hermano O’Brien le dice a Winston: “Nosotros, el Partido, controlamos todos los registros y controlamos todos los recuerdos. Entonces controlamos el pasado, ¿no es así? [Y por lo tanto, somos libres de reescribirlo como queramos…] ”

Por supuesto, no estamos en la misma situación que Winston… estamos mucho mejor. Podemos estudiar y aprender sobre el “pasado” si así lo deseamos, desafortunadamente, es una elección que muchos dan por sentada.

De hecho, es probable que muchos no sean plenamente conscientes de que actualmente se libra una batalla por quién “controlará el pasado” de una manera que se asemeja mucho a una forma de “borrar la memoria”.

***

FUENTE EN ESPAÑOL Y LEER COMPLETO EN (muy recomendable web):

https://es.sott.net/article/79190-Gaslighting-La-psicologia-de-moldear-la-realidad-del-otro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s